Replica Watches
Again type of odd to view this kind of, though the timepieces in addition look good, especially that will spectacular Calatrava QP.This specific iwc initial look-alike was examined on 15 different standards.Then, since now, two rivets about the spring tavern support the band with replica watches each other.African american vintage leather-based straps, edgy hands styles, additionally, there are a few trends feeling.Breitling replicaHublot reproduction watches replica, Around the world slump within high-class swiss look-alike wrist watches sales stunning better Singapore.
The initial springtime had obviously been missing or damaged over the last service, as well as the fake patek philippe watchmaking company experimented with make a alternative planting season through the outdated piece of material which was convenient : it appears like portion of a well used teach connection if you ask me.
Marcos de Castro, Expresidente de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) Anterior Jose Luis Martínez Donoso... Próximo Martín Guiñazu, Director...

Marcos de Castro, Expresidente de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES)

«Obtención de beneficios si, pero no a toda costa. Hay que recuperar lo digno y respetuoso del proceso productivo».

«Para que la Economia Social triunfe tenemos que recuperar los valores de cohesión, cooperación y colaboración».

«Es hora de que se comience a entender que el empleo de las personas con discapacidad es el elemento dominante de su proceso de inserción en la sociedad».

Marcos de Castro licenciado en Psicología, toda la actividad profesional la ha desempeñado en cooperativas, pasando gran parte de su carrera como miembro de Eroski Grupo Cooperativo. Fue Presidente de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) y, desde siempre, ha estado fuertemente vinculado a los sectores más desfavorecidos de nuestra sociedad. Hoy hablamos con él de economia social, una forma diferente de entender la empresa, desde el respeto, la cooperacion y la solidaridad.

A día de hoy, ¿qué entiendes tú por economía social (en adelante ES)?

La ES es una forma de reaccionar contra desajustes en la cohesión social y es una manera diferente de entender el formato de empresa. Es una acción emprendedora de personas que se encuentran en riesgo de exclusión y buscan una forma de no estarlo; es una reacción colectiva ante determinadas amenazas de exclusión. Yo siempre pensé que si el sistema económico y social diera por igual a todas las personas el espacio que estas necesitan en la sociedad no habría surgido la economía social.

Sin embargo, y por no analizarlo como un hecho reactivo, ¿podría entenderse la ES como una nueva forma de entender economía?

Si, pero hay que tener en cuenta que, históricamente, el desencadenarse de la ES fue la amenaza de exclusión de determinados grupos de personas. Una vez hecho esto puede haber grupos de personas que decidan que no quieren moverse bajos los criterios clásicos de economía y que quieren entrar en un sistema que contemple otro tipo de valores y así es como se desarrolla y entiende la ES: una forma diferente de entender el sistema productivo, de cuidar los efectos que produce, de utilizarlo, no para el enriquecimiento personal, sino para el enriquecimiento de toda una sociedad.

¿Y qué es lo que debe primar: la forma forma jurídica o los objetivos?

Los objetivos pero, eso si, siempre que estos sean medibles. Y aquí creo que hay un déficit. Debería haber mecanismos de medida y objetivación para que no existiera lo que se denomina “cooperativas trucha”, entendiendo como tal la cooperativa ficticia, aquella que oculta intereses capitalistas. La forma jurídica no debe primar porque, a lo largo de la historia ha habido diferentes tipos de formas jurídicas (desde cooperativas a mutualidades o sociedades laborales) y todas ellas, precisamente por lo principios de cooperación y solidaridad en los que se basaban, podían considerarsae de ES. O incluso al revés, algunas formas jurídicas de lo que se entiende clasicamente como ES, tales como las cooperativas, han escondido detrás prácticas que distaban mucho de ser ES.

No creo, por tanto, que la forma jurídicia sea determinante, pues es un elemento que evoluciona, y en el que no podemos quedarnos anclados. El riesgo de atarse a la forma jurídica trae además consigo exclusión. Y aquí hay dos problemas: el primero, identificar mi organización como la organización dominante y, el segundo, hacer valoraciones estadísticas. Claro, dentro de las estadísticas hay siempre una minoria que queda fuera, un porcentaje estadísticamente irrelevante del que, si nos centramos unicamente en la forma jurídica, nadie quiere hacerse cargo y, por tanto, queda excluido. La ES no puede replicar con sus prácticas precisamente aquello que intenta evitar: la exclusión.

Y dejando a un lado la forma jurídica, ¿cuáles serían para tí los elementos que definen lo que es ES?

Primero, el esfuerzo en solucionar esta amenaza de la que estamos hablando que se percibe por un grupo de personas. Segundo, los valores que envuelven a esta resolución de la amenaza, valores que siempre son colectivos, equitativos en la toma de decisiones y participativos. Y, por último y sobre todo, la ES tiene que generar riqueza colectiva.

Y hay otro elemento que me parece importante señalar. El objetivo no es la maximizacion de beneficio sino cubrir el espacio, económico y social, para estas personas a las que está dirigido. Es importante tener beneficios, si no la entidad de ES no podría sobrevivir, pero no debe ser el objetivo por la que la misma vive, que es lo que ocurre en la empresa de capital. Y con respecto a la maximización de beneficios, y por lo tanto la reducción sin medidas de costes, me gustaría hacer un apunte: creo firmemente que este objetivo de maximización a toda costa es el responsable de las grandes amenazas sociales frente a las cuales nace la ES.

Y, a nivel económico, ¿cual sería el objetivo de las entidades de ES?

Toda la politica economica de las entidades de ES deben tener un compromiso con el empleo, con el entorno donde viven, con el tejido industrial que han creado. Si todo esto desaparece las empresas se convierte en monstruo, en un ser que aniquila todo lo que esta a su alrededor. Y aquí es donde surge el concepto de responsabilidad social, con una relativización de los beneficios como elemento dominante y donde se tienen que posicionar las empresas que se denominen de ES. En definitiva, obtención de beneficios si, pero no a toda costa; obtencion de beneficios si, pero de forma digna y respetuosa.

Ahora imaginemos, ¿cómo seria un mundo sin ES?

Esta es un pregunta muy bonita. Te respondo con más preguntas: ¿que pasaría si no existieran cooperativas agrarias? Que los pueblos estarían desertizados. ¿Y si no existieran cooperativas de empleo, de enseñanza? Pues seguiríamos en un mundo de chabolas, de analfabetismo, de exclusión social en definitiva, donde la concentracion de riqueza sería extrema. El valor, por tanto, de contrapeso que pone la ES es que las personas han aprendido, y entendido, que si no se ocupan ellos mismos de resolver sus problemas nadie lo hará. Y lo más importante, que hay forma de hacerlo, de resolver estos problemas, y es la ES.

En el mundo empresarial clásico la relacion entre empresas es, practicamente siempre, competitiva. Sin embargo, ¿cómo planteas tú la relación entre empresas que se denominan de ES?

Siempre de cooperación. El problema es que la falta de percepcion del horizonte en el que actuamos nos lleva a caer en personalismos. A veces me han planteado ¿como un CEE va a trabajar con una empresa de insercion?. Estos son los efectos de la sociedad competitiva donde vivimos, donde la cooperacion y la colaboración estan olvidadas. Por último, muchas entidades estan tan preocupadas por su propia supervivencia que olvidan que exite vida mas allá de ellas mismas, que existen otras organizaciones en quienes apoyarse..Para que la ES triunfe debemos dejar de pensar en relaciones personalistas y recuperar los valores de cohesion y de cooperacion.

Cambiando de terminos, no hace falta que te cuente como está el panorama económico actual y como esto a afectado gravemente al sector de la discapacidad. ¿Cómo ves actualmente a este sector?, ¿crees que está gravemente dañado?

Estoy muy preocupado por lo que esta pasando y por el panorama actual. Primero, creo que actualmente el valor económico es muy dominante y el valor social es marginal, con lo cual los servicios esenciales están desapareciendo, sanidad y educación son algunos de estos ejemplos pero no los únicos, marginandose, privatizandose, burocratizandose; y todo en aras de proteger solo aquello que tiene un valor económico. Y todo esto porque, claro, es muy fácil gobernar desde la política del ahorro, porque solo supone cerrar grifos, entendiendo como tales los servicios. Esto es sencillísimo y evidencia muy poca imaginación por parte de quienes gobiernan. A veces la gente protesta, otras no y, en caso que lo hagan, basta con no escucharles. Y no pasa nada. ¿Y por qué no pasa nada? Porque esta gente que protesta teme perder su puesto de trabajo, su dinero, hasta su vivienda. Y, claro, es muy fácil gobernar con una sociedad atemorizada. Y por último, se gobierna según los intereses de los grupos económicos dominantes. Y esto se puede observar claramente en el último informe presentado por Intermón Oxfam que pone de manifiesto que veinte personas españolas acumulan en sus cuentas el mismo capital que el 20% de la población de este país, es decir, que nueve millones de personas. Esto es sencillamente un crimen.

Con todo esto quiero decir que los elementos básicos cualitativos están desapareciendo. Yo estoy convencido de que uno de los criterios dominantes a la hora de tomar decisiones por parte de los poderes públicos es una vuelta a los años cincuenta, con una absoluta inexistencia de servicios públicos. Caminamos a una situación donde todos los derechos para las personas dependientes conseguidos hasta el momento se van a perder. Y todo esto, ¿a qué nos tiene que llevar?. Pues a generar una movilización importante, una lucha, porque, si no, el elemento dominate, el económico, será el que determine la toma de decisiones.

 

Tengo la creencia de que la sociedad civil tiene que rearmarse, de forma ideolgica y conceptual, para resolver sus propios problemas; por otro lado tiene que superar aquello que las políticas de mercado rompen y generar alianzas basadas en la solidaridad y, por último, hacer un frente de opinión, de lucha. La reacción social, el despertar de la ciudadania, tiene que darse de forma imperiosa y urgente.

¿Que particularidades son las que ves con respecto al sector de la discapacidad? ¿De que forma especial se ha visto afectado?

Una de las debilidades internas del sector de la discapcidad es su propia división. Ya se sabe que “cuando los pequeños se pegan, lo grandes se ríen” y con esta división no estamos sino haciéndole el juego al sistema. Actualmente no se generan sinergias entre las distintas entidades que trabajan con el tema de la discapacidad que fomenten una economía de escala. Estas sinergias bien podrían ser compras o ventas comunes, búsqueda de clientes o actores de forma conjunta, reparto de actividades productivas para evitar la duplicidad..pero no sedan. Y este es el gran problema, y la gran debilidad, del sector. Y lo más preocupante de todo es que si no es desde dentro del sector desde donde se empiezan a plantear este tipo de estratégias, no se hará por parte de nadie más. Porque no interesa.

Actualmente las tasas de desempleo de personas con discapacidad son altísimas, ¿cómo crees que esta respondiendo el sector ante esto?

Sencillamente, mal. Yo no he notado en el sector que el empleo sea un eje dominante. Creo que, más que poner el énfasis aquí, se ha puesto en el asistencialismo, en la protección social, pero el empleo nunca ha sido un eje que se plantee como eje dominante del sector.

Y creo que todo esto proviene de una serie de inercias adquiridas a lo largo de mucho tiempo. No hay que olvidar que estas organizaciones se han construido casi desde el momento de su nacimiento en torno a la cuestión de los cuidados de la persona con discapacidad. Y eso está bien, pero ya es hora de que se comience a entender que el empleo de las mismas es el elemento dominante de su proceso de inserción en la sociedad. A través de la formación y el empleo la persona con discapacidad percibe estímulos de crecimiento y se desarrolla, en muchísimos aspectos de su vida; lo que quiere decir que estas inercias conceptuales asistenciales de las que hablábamos, en el fondo, pueden ir contra la propia persona con discapacidad e impedir el crecimiento y la autonomía de ella.

Unas palabras para todas aquellas personas vinculadas, de una forma u otra, a FCM.

A las familias, estoy convencido de que si los gobernantes vieran un potente movimiento familiar unido y empujando en la misma dirección para reivindicar la autonomía de la persona con discapacidad, respetarían mucho más los derechos sociales adquiridos y a las entidades que los protegen y los desarrollan. Es hora de que las familias despierten, se hagan más conscientes de la situación y luchen unidas.

A los trabajadores solo puedo expresarles mi máximo respeto por haber dedicado lo mejor de sus saberes profesionales y emocionales a las PCD. Han pasado por estrecheces económicas y, sin embargo, no se ha visto una merma en su trato hacia las personas con las que trabajan, y eso es algo que admiro y que quiero felicitar desde aquí.

Y a las personas usuarias de la Fundación quiero decirles algo muy claro: el futuro es vuestro. Puede haber un mayor desarrollo de las autonomías personales si generamos estructuras fuertes que lo permitan. No podemos dejarnos por la inercia de la discapacidad. Hay que salir del rincón y reivindicar lo propio.

… Por Arantxa Flores.