De ’Campeones’ en el cine a ’Luchadores’ en la vida real. Anterior Fundación Carlos Martín... Próximo Fundación Carlos Martín...

De ’Campeones’ en el cine a ’Luchadores’ en la vida real.

Intro

Campeones, es probablemente la película española de moda en estos momentos. Tras haber sido galardonada el pasado mes de febrero con el premio Goya al mejor largometraje, hacemos una revisión del fenómeno con la idea de recoger el significado y trascendencia en términos generales, pero también sus luces y sus sobras. Nos centramos en la figura de Fran Fuentes, usuario histórico de Fundación Carlos Martín, actor protagonista de la película, el cual recibió nuestro particular homenaje en Fundación Carlos Martín tras la celebración de una fiesta en la vivienda tutelada donde él reside junto a sus compañeros de piso, y donde asistieron también colegas de rodaje, profesionales, familiares y amigos. En resumen, el emotivo y familiar evento, alejado de los flashes y del glamour de alfombra roja, se desarrolló amigablemente entre los asistentes que abarrotaron la vivienda de nuestro protagonista.

El momento más emotivo, se vivió cuando Jesús Flores, director general de Fundación Carlos Martín, entregó a nuestros queridos Campeones un regalo, con el ánimo de reconocer su trabajo en la película.

Finalmente, si tuviéramos que destacar lo más relevante de la velada, podríamos hacerlo a través de la alegría de Fran Fuentes, nuestro protagonista, que antes, durante y después de la fiesta se mostró encantado y feliz del pequeño evento organizado, sobre todo para reconocer su gran calidad ya no sólo como actor, si no también y sobre todo como persona y usuario histórico de Fundación Carlos Martín.

La historia de Fran Fuentes.

A continuación conoceremos la verdadera historia de Fran tras los focos , poniendo en evidencia una realidad, ciertamente singular, pero de la que muchas otras personas con discapacidad intelectual, aun con los mismos derechos se ven privadas. Nos hemos nutrido para ello de los testimonios de profesionales que trabajan o han trabajado con Fran. Laura Pérez, coordinadora del Centro Ocupacional, Saray Guerrero TIS en la vivienda tutelada donde Fran reside o los testimonios de la propia familia.

El Centro Ocupacional, formación y trayectoria profesional.

La historia de Fran en el Centro Ocupacional de Fundación Carlos Martín se remonta 15 años atrás, durante el proceso de formación. En ese periodo aprendió las funciones y competencias como operario de limpieza y comedor. Finalmente en 2005 fue contratado como operario auxiliar de limpieza en nuestro Centro Especial de Empleo Funcarma S.L.U. desarrollando diversas competencias. Durante todo este periodo, continuó con su formación, obteniendo el título de manipulador de alimentos, dejando claro que a pesar de las dificultades para la escritura y el lenguaje, Paco podía adquirir los conocimientos que le ayudarían para el desempeño de su trabajo. Poco a poco, su ritmo de trabajo y habilidades para las tareas encomendadas, fueron disminuyendo, agravado por problemas de salud física e influyendo negativamente en sus capacidades. En el año 2013, se toma la decisión de trabajar su reciclaje profesional y laboral, integrándose desde ese momento en el Centro Ocupacional de Fundación. En definitiva la historia de Paco, revela la determinación de éste nuestro protagonista, hoy transformado en personaje público. Es por ello que queremos acercar al lector su trayectoria, sus luces y sus sobras, que por otra parte son extensibles a muchos otros usuarios con discapacidad intelectual que viven una realidad similar y alejada de una vida tras los focos. Una realidad tantas veces oculta y privada de voz y exposición pública.

La familia de Fran, el acceso a los recursos residenciales e incertidumbre frente al futuro.


La historia de Fran, a través de la visión y realidad de su familia, también es extensible a la situación de muchas otras personas con discapacidad intelectual. Una familia con las inquietudes propias frente a la incertidumbre que presenta el futuro. La familia de Fran, fue reacia en un primer momento a buscar un recurso residencial o similar que garantizase la estabilidad y vida futura con las coberturas y dignidad necesarias. Desde Fundación Carlos Martín se ofreció un recurso con plaza en una de las Viviendas Tuteladas de Fundación, al cual Fran y su familia finalmente accedieron, garantizando su estabilidad en cuanto a su autonomía y autoestima. Esta realidad, afortunada para nuestro protagonista, no lo es en muchos tantos otros casos similares, no ya por una posible y comprensible reticencia inicial por las parte de la familia, si no más bien por la escasez de recursos públicos para tales fines y necesarias coberturas. Este dilema, que por otra parte, refleja la trágica realidad de muchas tantas otras personas con discapacidad intelectual, las cuales son privadas de un derecho ineludible al cual la administración en muchos casos, no ofrece respuesta a causa de una falta de medios inasumible y endémica. En cualquier caso, podemos afirmar a día de hoy, como el acceso a este tipo de recursos mejora las capacidades y estabilidad de estas personas, y Fran sin duda refleja esta realidad que debería hacerse extensible a todas las personas que puedan necesitarlo.

De ’Campeones’ en el cine a ’Luchadores’ en la vida real

A continuación contamos la entrevista realizada a César Jiménez, Director del Área de Inclusión Laboral de Fundación Carlos Martín, donde nos acerca su visión sobre el fenómeno Campeones, nos acerca a la persona de Fran Fuentes, pero también nos da una visión sobre la realidad del colectivo de las personas con discapacidad intelectual, haciendo especial hincapié en los retos pendientes, verdaderos hándicaps para muchos otros tantos campeones que luchan, apartados de lo mediático por tener una vida digna, donde la vulneración de sus derechos se convierte en una triste norma.

¿Qué conclusión extraes de toda la repercusión que ha tenido la película Campeones a nivel nacional?.

Creo que ha supuesto un cambio importante en la percepción de la gente que no ha tenido un roce cercano con este colectivo. El cine ha conseguido que muchos adultos, y por suerte muchos niños, se acerquen con admiración a gente como Fran, le pidan un abrazo, un beso, una foto. Hasta hace medio año les miraban raro…pero es que en general como sociedad somos bastante así. Yo creo que algo va a ayudar, porque ha llegado a mucha gente.

¿Y en concreto en la vida de los actores y actrices con discapacidad intelectual que han participado, como es el caso de Fran?.

Han viajado, han conocido a mucho “VIP” en este país, les han aplaudido, les han dado multitud de premios, pero en esencia no les ha cambiado nada; siguen necesitando un entorno accesible, un círculo alrededor que les preste los apoyos necesarios para poder tener oportunidades. Se avanza, pero seguimos en el camino, y es muy largo…como dice Fesser en el subtítulo de la peli, esto es “una comedia muy seria”.

¿Desde hace cuanto conoces a Fran?

Hace 12 años, desde que empecé a trabajar en la Fundación. él trabajaba como operario de limpieza en el Centro Especial de Empleo, y empezaba a plantearse poder vivir en un piso tutelado, como hace hoy día.

¿Crees que lo ha tenido fácil?

Nunca es fácil para nadie, pero menos aún para personas como Fran, que parece que reman en contra de todo; las familias no siempre entienden que trabajar o vivir de forma independiente es un derecho (afortunadamente no ha sido su caso, ¡chapeau por sus padres!), las empresas no siempre son capaces de ver el valor que aportan estas personas (y no siempre cumplen la ley), las administraciones no siempre garantizan los apoyos necesarios para que su crecimiento personal sea viable.

¿Cuál es la realidad respecto al empleo en este colectivo?

Las cifras serían de risa, si no fueran para llorar. La tasa de actividad ronda el 35% (frente al 58% del resto), y la de paro el 27% (frente a casi la mitad, el 14%, del resto de personas). Como ves, sigue habiendo un abismo entre lo que se persigue y lo que se consigue. Pero se consiguen cosas, y eso es lo que da energías para seguir proponiendo.

¿Y respecto a la vivienda?

Pues ese es otro reto, porque hay mucha demanda y poca oferta respaldada por la administración para que personas como Fran puedan independizarse, que es el deseo de la mayoría de los jóvenes, tengan o no discapacidad. Y además el modelo de vivienda tutelada como tal, está siendo objeto de revisión, ni siquiera está claro que vaya a mantenerse en los términos que lo conocemos hoy, insertado en una comunidad de vecinos, con apoyos garantizados para fomentar esa autonomía tan necesaria. Apoyos que por otro lado están reconocidos en la Convención de Derechos de la ONU

¿Qué has aprendido de este trabajo y de personas como Fran?

Que todos necesitamos apoyo, para hacer la declaración de la renta, para entenderse con alguien en un país extranjero, o para superar una depresión. No es cuestión de seguir incidiendo en las dificultades, sino de ir generando los recursos para salvarlas. Para eso creo que es para lo que un día decidimos vivir en sociedad, para poder ayudarnos mutuamente, y beneficiarnos todos.