Virginia Carcedo Secretaria y Directora General de FSC Inserta Anterior Jesús Flores Director... Próximo Lanzamiento nueva web...

Virginia Carcedo Secretaria y Directora General de FSC Inserta

Experto del área de Empleo y Formación de Fundación ONCE con funciones de coordinación y gestión de los estudios y Redes relacionados con el Programa Operativo y con el resto de iniciativas gestionadas desde el área.
Desde junio del año 2012 ocupa el puesto de Secretaria/Directora General de FSC Inserta.

¿Hacia dónde dirige sus acciones futuras FSC Inserta en relación a las personas con discapacidad?

Hasta el día 31 de diciembre del presente año FSC Inserta gestionará el Programa Operativo de “Lucha contra la Discriminación 2007-2013”. Este Programa Operativo cofinanciado por la Fundación ONCE y el Fondo Social Europeo, tiene como finalidad, “atraer a más personas al mercado laboral, haciendo del trabajo una opción real para todos y todas, fomentando la empleabilidad, la inclusión social y la igualdad entre hombres y mujeres, impulsando, especialmente la integración socio laboral de las personas jóvenes, paradas de larga duración, inmigrantes, personas con discapacidad y en riesgo de exclusión del mercado de trabajo”.

Con este programa que ya está finalizando, se ha promovido la igualdad de género y la igualdad de trato para la inclusión social y laboral, mediante la búsqueda de soluciones a los retos planteados por el mercado de trabajo a las personas o grupos en situación de desigualdad. Asimismo, el programa ha contribuido a la generalización de acciones innovadoras, la cooperación transnacional e interregional y todas aquellas acciones que facilitan la definición y difusión de buenas prácticas en materia de inclusión.

En un futuro esperamos poder continuar con el trabajo que hasta el momento hemos realizado, mejorando el mismo, renovando la gestión en el próximo periodo de Programación 2014-2020.

Los resultados nos avalan con más de 6500 empleos intermediados en el año 2014.

¿y en particular a personas con discapacidad intelectual?

Atendiendo a lo anteriormente mencionado, no puedo concretar actuaciones aún ya que no están cerradas las líneas de intervención a implementar el próximo año, los Programas Operativos se están definiendo en estos momentos.

No obstante, lo que sí puedo decir es que lo que nos planteamos para el futuros continuar con acciones que fomenten la inclusión de este colectivo, para conseguir que las personas con discapacidad intelectual tengan las mismas oportunidades en la sociedad, colaborando para ello con las entidades del Movimiento asociativo.

La Fundación Carlos Martín, como sabe, ha realizado un curso de formación en el marco de un Proyecto piloto de Transición de C.O a C.E.E. , ¿Consideras que debemos reforzar estas acciones formativas desde los Centros Ocupacionales para promover el empleo, orientándolas además a la inclusión en el mercado abierto?

Sí, por supuesto, este proyecto es un fiel reflejo de la filosofía que representa el Programa Operativo y las líneas de intervención implementadas por FSC Inserta, esto es, cumple con el objetivo de la inclusión de las personas con discapacidad, en este proyecto concretamente personas con discapacidad intelectual, en un marco definido por el principio de igualdad de oportunidades en el empleo. Y ha demostrado que la transición del Centro Ocupacional al Centro Especial de Empleo es viable, siempre que exista un nivel mínimo de competencias previo por parte del alumnado, y se habilite una formación adaptada y de calidad para su capacitación profesional (integrada en un itinerario personalizado de inclusión).

¿Y desde la administración?

Si atendemos a que las personas con discapacidad conforman un grupo vulnerable y numeroso, más de un diez por ciento de la población tiene algún tipo de discapacidad ,podemos decir que el papel de las administraciones es de gran relevancia, sobre todo porque únicamente incidiendo en la normativa y la legislación se podrá modificar entre otros, el modo en que se estructura y funciona la sociedad.

Las administraciones pueden de manera directa mediante la legislación,o indirecta, mediante la sensibilización y la puesta en valor del tejido asociativo conformado por las entidades expertas, modificar las condiciones que pueden generar y de hecho crean situaciones de exclusión, así como de restricción de derechos de este colectivo de personas con discapacidad. Así, podremos contribuir con nuestro talento al progreso de la sociedad.

Existe, un variado y profuso conjunto de impedimentos que privan a las personas con discapacidad del pleno ejercicio de sus derechos y la desaparición de los mismos, debe ser el objetivo, no sólo de las administraciones sino de toda la ciudadanía ya que todos nosotros formamos la sociedad y por ende, las administraciones públicas.

Un ejemplo de ello es la Ley General para la Inclusión de las personas con discapacidad que se publicó el 28 de julio de 2015 y que supuso un avance y modernización del Sistema de protección de las personas con discapacidad, iniciado con la ya legendaria LISMI.

Cabe destacar que precisamente el pasado miércoles día 07 de octubre de 2015 El Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) presentó conjuntamente con FSC Inserta y la Fundación ONCE, en Madrid el “Libro Blanco sobre acceso e inclusión en el empleo público de las personas con discapacidad”, que aboga por incrementar la reserva de este tipo de empleo para los aspirantes con discapacidad, por considerar que la cuota actual es “insuficiente”. Siendo esta cuota actual el 5% para discapacidad general, y el 2% para discapacidad intelectual para cada oferta de empleo público.

Por tanto se muestra como una reserva insuficiente, si atendemos a que lo que se pretende es alcanzar el objetivo del 2% del total de efectivos en las Administraciones Públicas”, según lo indicado en el libro, planteándose también “una reserva para mujeres con discapacidad”.

En el Libro Blanco se incluyen además recomendaciones para la revisión de esta cuota de reserva de empleo en tres vertientes: las encaminadas a aumentar el porcentaje de esa reserva, las destinadas a ampliar los cuerpos y escalas en los que se convocan plazas para aspirantes con discapacidad y las que se proponen cambiar los criterios de distribución de plazas reservadas para las personas con discapacidad intelectual.

Como Secretaria General de FSC Inserta, ¿crees que el Proyecto Piloto podría reeditarse dirigido a otros perfiles profesionales?

Como ya decía , por supuesto que es factible que este proyecto pueda estar dirigido a otros perfiles profesionales, siempre que exista un nivel mínimo de competencias por parte del colectivo identificado y se habilite una formación adaptada y de calidad para la capacitación profesional de las personas a las que la mencionada acción iría destinada y enfocada. Adicionalmente, sería necesario contar con centros ocupacionales involucrados, centros especiales de empleo dispuestos a acoger a los alumnos, y sobre todo que las familias intervengan de manera directa, activa e innovadora. Todos sabemos que el entorno es clave para el éxito de estos proyectos y que sin un conjunto de stakeholders expertos y concienciados, sería un fracaso, no por las personas con discapacidad, sino y esto no nos lo podemos permitir, por causas exógenas al proyecto.

Las personas con discapacidad intelectual requieren, como se ha evidenciado en la experiencia piloto antes mencionada, procesos formativos adaptados, prácticos y con los apoyos necesarios para generar éxito profesional. ¿Con qué herramientas cuenta FSC Inserta para promover y potenciar estos procesos formativos?

En primer lugar FSC Inserta cuenta con un equipo de técnicos que realizan la orientación laboral de las personas con discapacidad en desempleo que se registran en nuestro portal de empleo y que se inscriben en nuestra base de datos, www.portalento.es.

Dentro de esta orientación, se elabora un Plan de Empleo para cada demandante inscrito, y dentro de este plan se realizan itinerarios formativos individualizados, destinados para las personas que precisan de mejorar su empleabilidad, acciones transversales como la alfabetización digital, o bien la preparación específica para ocupar una vacante determinada, acciones formativas con compromiso de contratación.

En FSC Inserta contamos con un amplio catálogo de acciones formativas, dentro del cual existen cursos específicos para personas con discapacidad intelectual, donde tanto los objetivos, contenidos (unidades didácticas, unidades de competencias), metodología y evaluación son específicos para este colectivo.

Así como Talleres de Habilidades transversales (Habilidades laborales, Habilidades personales básicas, Habilidades personales y sociales) y talleres de habilidades ocupacionales (Habilidades ocupacionales en tareas de jardinería, habilidades ocupacionales en tareas de manipulados, habilidades ocupacionales en tareas administrativas) también diseñados específicamente.

Hemos incluido como aspecto importante las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), ya que éstas habilitan nuevas estrategias de enseñar y nuevos modos de aprender, al tiempo que hacen que el alumno desarrolle nuevas competencias para desenvolverse en el contexto social actual. En el caso de alumnos con discapacidad intelectual favorecen el desarrollo de las estructuras de pensamiento.

A su juicio, ¿de qué adolece el sistema de formación para realmente preparar al colectivo de personas con discapacidad intelectual de cara a su acceso a un puesto de trabajo?*

Aunque no soy experta en docencia, considero que si tenemos en cuenta que la generalización de la enseñanza, ha sido un logro fundamental de una sociedad moderna, pero que ha provocado que los colegios acojan a todos los alumnos sin diferenciación. En este sentido y aunque se ha avanzado mucho es una realidad que no siempre se ponen los recursos necesarios a disposición de los profesionales de la enseñanza. Harían falta más medios, sobre todo humanos y una mayor capacidad para adaptar medidas organizativas y metodologías ajustadas a las necesidades de cada centro educativo y de cada escolar en concreto.

Es necesario que los educadores conozcan la misión que tienen que cumplir, las implicaciones y los medios con los que cuentan o que pueden llegar a contar. Pero también es necesario que conozcan a que se enfrentan y los aspectos que implica: psicológicos, educativos, pedagógicos, organizativos…., y cuáles son sus posibilidades.

Considero que en el caso de alumnos con discapacidad intelectual, la actuación eficaz es aquella que se lleva a cabo de forma coordinada, entre todos los profesionales que trabajan con un alumno en el transcurso de su escolaridad y en cada uno de los cursos escolares. Y por supuesto en su transición a la vida adulta, donde existen programas específicos, y la importancia que estos tienen para el acceso a una vida laboral plena.

Han existido avances en el campo de la educación y en buena parte gracias a los esfuerzos para el cambio en la representación social del colectivo de personas con discapacidad. Muchos de ellos motivados por los importantes y crecientes avances científicos del siglo XIX, que revolucionaron el campo de la medicina y la vida social. A finales del siglo XX se impulsó la obligatoriedad de la enseñanza y surgió la Educación Especial, reconociendo el acceso de las personas con discapacidad a la educación paralela. Fundamentalmente a partir de los años 40 la Organización de Naciones Unidas (ONU), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y otras instituciones, lideran el compromiso sistemático por la visibilización y el reconocimiento de las personas con discapacidad como sujetos de derecho, mediante diversos acuerdos e instrumentos normativos que instan a los Estados a fortalecer su marco democrático, promoviendo el cumplimiento de los mismos.

La convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2006, se constituye en un instrumento que asume la discapacidad desde una concepción social. Manifestando que es responsabilidad de la sociedad propiciar la participación y desarrollo de la persona con discapacidad en los diferentes ámbitos de su vida.

Todo esto motivó que en la mayoría de los países del mundo se haya iniciado en los últimos años una reorientación general tendente a la actualización pedagógica y tecnológica, respetando la diversidad. Aunque y a pesar de ello, todavía queda mucho por hacer y por ellos luchamos desde entidades como la nuestra.

Para acabar, ¿Qué les dirías a los familiares de las personas con discapacidad intelectual para que apoyen la participación de sus familiares en el tipo de acciones que hemos hablado hasta ahora?

Tenemos que tener en cuenta que en el acceso al empleo de las personas con discapacidad intelectual hay agentes que juegan un papel muy importante para facilitar su paso a la vida adulta, la integración social y laboral. Estos agentes son principalmente: la familia, la escuela, el movimiento asociativo, el mundo empresarial y también la propia persona con discapacidad, y en este caso en concreto con discapacidad intelectual.

El papel de la familia en la formación e integración de las personas con discapacidad intelectual es fundamental, ya que es el primer contexto donde se integra esa persona, siendo el ámbito natural donde se desarrolla. La familia de una persona con discapacidad intelectual debe propugnar los siguientes valores:

Constituirla base de la integración. .

Ser el principal recurso para responder a las necesidades propias y a las de su miembro con discapacidad intelectual.

Ser activa socialmente y prestar apoyos a otras familias que lo precisen.

Dado que tienen necesidades específicas, es importante que entre otras cosas, generen líneas de apoyo, de orientación y de formación, a través de redes de apoyo social y comunitario, asociaciones y organizaciones especialistas en el colectivo.

Por todos estos valores, lo que les diría es que atendiendo a todo lo expresado a lo largo de esta entrevista, faciliten a sus familiares con discapacidad intelectual participar en el desarrollo de estas acciones, y en el fondo, participar en la conformación del mapa de su vida, empoderándose en todos y cada uno de los aspectos que la integran.

Este cambio de paradigma generará el paso siempre que sea posible, desde las políticas pasivas a las políticas activas de empleo y permitirá dar respuesta a una de las mayores preocupaciones de las familias con miembros con discapacidad intelectual, esto es, la sostenibilidad en un futuro donde ellos no estarán. Es labor de todos velar por este futuro, y acciones como las que hemos implementado con la Fundación Carlos Martín, son el primer paso de un camino de más largo aliento.

… Por Laura López y Laura Recuero.