Tiempo libre y Ocio en Fundación Carlos Martín Anterior De lo improbable lo... Próximo El centro de Atención...

Tiempo libre y Ocio en Fundación Carlos Martín

El servicio de Ocio en Fundación Carlos Martín, nace en el seno del antiguo servicio de apoyo a la vida familiar “Triskel” en 2009. Gracias a las necesidades detectadas en el Centro de día, comienza a fraguarse un servicio ‘ad hoc’ que facilite los apoyos necesarios para el disfrute de usuarios y familiares en su tiempo libre. Es en 2016 cuando se termina de configurar el servicio tal y como lo conocemos hoy, y donde se consolidan los grupos de Ocio compartido.

En esta temporada el Programa de Ocio Compartido ha ofrecido diferentes actividades, todas ellas consensuadas con los usuarios que son los últimos demandantes y beneficiarios del servicio. Las actividades más reseñables y disfrutadas han sido acudir a un centro de masajes o a disfrutar de un cuenco de cereales en un “Cereal Bar´´.

No podemos hablar del servicio sin comentar los esperados viajes anuales, este año se han desarrollado tres turnos:

  • Lisboa. Viaje de turismo activo realizado del 17 al 22 de mayo del que disfrutaron 13 personas.
  • Roquetas de Mar. Viaje de vacaciones y descanso realizado del 25 de junio al 1 de julio con 14 viajeros.
  • Cuellar. Viaje de descanso y respiro familiar del 9 al 15 de julio en el que participaron 19 personas.

Uno de los grandes retos que plantea el servicio es la configuración de grupos medianos y grandes adecuados, que den respuesta a las solicitudes conjuntas de los usuarios. La creación de ambientes idóneos y flexibles que potencien las relaciones interpersonales, es elemento indispensable en la creación de estos programas. Por otra parte, otro de los aspectos sensibles y al cual se presta especial atención en la preparación de las actividades, es la accesibilidad a todos los niveles (espacial, cognitiva, social). Son puntos indispensables para garantizar una correcta inclusión y adaptación al entorno de destino.

En definitiva, compartir buenos momentos, alejarse de la rutina y profundizar en la socialización son aspectos que trascienden lo aparentemente estándar de un servicio como este. En el plano personal, el disfrute del ocio, forma parte intrínseca de los itinerarios individuales, donde la calidad de vida del usuario se ve reforzada y donde se da respuesta al derecho inherente de una vida plena, así como al ocio tal y como recoge la Convención de la ONU de derechos de las personas con discapacidad.

… Por Sarai Pérez y Adrián Pagador.