Salir al campo nos da vida Anterior Fundación Carlos Martín y... Próximo Aprobación del proyecto de...

Salir al campo nos da vida

A la mayoría de las personas nos encanta la naturaleza y al pasar las escalas de calidad de vida en el Centro de Día, comprobamos que a la mayoría de las personas con las que trabajamos también podrían disfrutar mucho de estos entornos.

Así que ¿Cómo no plantearnos un programa con el que dar respuesta a esta afición? Son ya tres los días que hemos salido a hacer una ruta por algún lugar cercano a Madrid y en todas las ocasiones ha sido un éxito.

¿Qué pretendemos con estas excursiones? Poder ofrecer un día de disfrute en el campo, un espacio de tranquilidad en el que el ruido de los coches lo cambiemos por el sonido del río o los pájaros (con lo que eso aporta a quienes normalmente son más nerviosos…), la opción de poner a prueba a nuestro cuerpo haciendo algo de deporte y cansándonos un poco, la posibilidad de que se den apoyos naturales pues algunos compañeros se ayudan entre ellos cogiéndose de la mano en los terrenos más complicados.

Hemos buscado rutas sencillas, de unos 4-5 km con el objetivo de que fueran accesibles para ellos y pudieran realizarlas sin necesidad de mucho apoyo. Aunque nuestra finalidad no es alcanzar ningún pico sino disfrutar del campo e ir superando algunas de nuestras pequeñas barreras no descartamos ponernos algún reto más atrevido a medida que nos vayamos poniendo en forma.

Hemos podido visitar: El soto de las juntas de Rivas, la laguna de Aranjuez y Los sotos de Villamanrique de Tajo y los tres entornos nos han encantado. Mientras vamos caminando se escucha decir: “¡cómo mola el campo!”, “yo te ayudo”, “mira los patos”, “ha salido el sol”, “estoy cansado”, “¿cuándo hacemos otra ruta?”… y todo esto nos habla no sólo de disfrute sino también de la posibilidad de conectar con el entorno que nos rodea.

Ha sido toda una aventura y nos ha encantado llenarnos hasta arriba de barro y poder ir conociendo distintos rincones tan bonitos de nuestros alrededores, así que estamos ya esperando la próxima ocasión para calzarnos las botas y volver a salir a caminar.

… Por Alba Gómez.