Procesos de envejecimiento y discapacidad intelectual Anterior El Centro Ocupacional... Próximo Diez años trabajando en la...

Procesos de envejecimiento y discapacidad intelectual

“Con razón hay pintores que han preferido a sus modelos viejos, porque ya ni la artificiosa belleza exterior, ni la ofensiva seguridad de las frescas facciones interrumpen el trayecto de la luz, portadora de la hermosura verdadera. Cuando se desvanece el diseño lineal del marco físico es cuando se permite que aparezcan mejor las facciones del alma…)

Antonio Gala

Emilio Hidalgo, el usuario más veterano de la Fundación Carlos Martín nos da la oportunidad de entrevistarlo en su 64 cumpleaños

Emilio, hoy cumples 64 años, ¿tienes miedo del paso del tiempo?

No se que decir. Ahora estoy pensando que la vejez me da miedo. Pienso que me queda menos por vivir.

Pero 64 años no son tantos

Yo siempre he pensado que la edad la llevas por dentro

¿Pero has ido notando cambios en tu vida por ir haciéndote mayor?

A lo mejor, puede que esté de peor humor. Estoy llevando mal hacerme mayor.

¿Cómo te ves de aquí a unos años?

Creo que no voy a poder moverme ni hacer nada.

¿Y si decimos de aquí a cinco años?

No lo se muy bien, supongo que dejando de trabajar, estando más tranquilo.

¿Y qué harías sin trabajar?

Salir a dar una vuelta, comprar el periódico…

¿Y si te digo residencia? (Emilio vive en una de las viviendas tuteladas de la Fundación Carlos Martín)

No, no quiero. Yo ahora mismo en el piso estoy muy bien. Si pudiera me gustaría continuar en él.

Sus palabras nos dan pie para introducirnos en el tema de este reportaje
el envejecimiento y la discapacidad intelectual.

Es evidente que las expectativas de vida de la población en general están aumentando y seguirán haciéndolo en los próximos años.

En la población con discapacidad intelectual la esperanza de vida es la misma que la de cualquier otra persona (exceptuando algún síndrome concreto).

Hoy en día el concepto de vejez se enmarca dentro del modelo del ciclo vital, como momento más de la experiencia humana; caracterizado por una serie de cambios físicos, psíquicos y sociales que aparecen con el paso del tiempo.

Desde hace algunos años el interés por el envejecimiento está aumentando considerablemente. Hay que tratar de adelantarnos a la vejez, hacer una previsión de futuro y ante todo: mantener el nivel de calidad de vida de las personas en esta nueva etapa.

Todo este interés culminó en el Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional que se celebró en el 2012 con el gran objetivo de promover la vitalidad y la dignidad de todos; y más concretamente:

  • Sensibilizar a la sociedad en general sobre el valor del envejecimiento activo y sus distintas dimensiones, y garantizar que se le conceda una posición prominente en las agendas políticas.
  • Estimular el debate y el intercambio de información, y desarrollar el aprendizaje mutuo entre los Estados miembros.
  • Promover actividades que sirvan para luchar contra la discriminación por razón de edad, superar los estereotipos relacionados con la edad, y eliminar barreras

Desde FEAPS también se viene haciendo frente a este nuevo reto desde hace ya varios años. En el año 2000 se puso en marcha el proyecto “Envejecimiento y Discapacidad: una situación de doble discriminación”. Cuyo objetivo principal era iniciar un proceso de reflexión y análisis sobre el fenómeno del envejecimiento de las personas con discapacidad intelectual y sus consecuencias en las organizaciones que se enmarcan dentro de FEAPS.

En 2001 se presentó el ” Programa FEAPS para mejorar la Calidad de Vida de la persona mayor con discapacidad intelectual… Hacia una Cálida Vejez”.

El objetivo de FEAPS es evitar un envejecimiento prematuro a través de programas específicos que permitan a la persona envejecer de manera digna y saludable, dando voz a la persona. Estas acciones se realizan de forma integral, preventiva e individualizada, cada persona es diferente y envejece de manera diferente.

Nuestra fundación quiso hace ya unos años poner en marcha un servicio específico de apoyo a personas con discapacidad intelectual en proceso de envejecimiento. En este grupo se incluyen a todas aquellas personas que por su edad, horario, condiciones físicas o situaciones puntuales necesitan acceder a un plan de apoyo que va más allá de la actividad formativa-productiva que venían haciendo.

El principal objetivo de este grupo es “Mejorar su calidad de vida a través de programas y actividades que fomenten principalmente su autonomía personal, su inclusión social y de manera específica la prevención del deterioro físico, emocional y cognitivo”.

Todo esto tratamos de conseguirlo a través de distintos programas y talleres. Uno de los que se inició no hace mucho tiempo y que está cobrando importancia es el Programa de Prevención y Cuidado de la Salud. En él, además de llevar un control mensual del peso y la tensión, tratamos diferentes temas relacionados con la salud y la higiene (diabetes, medicaciones, sobrepeso,…); lo que nos da pie para conocer sus hábitos. Con la incorporación de la nueva enfermera iremos haciendo hincapié en todos estos temas tan importantes para este grupo.

Otros programas que ya son un clásico en el Área de Atención de Día pero que vamos adaptando a las necesidades de este colectivo son:

  • El Programa de Actividades Socioculturales en el que se pretende que las personas disfruten de actividades relacionadas con su cultura, favoreciendo procesos de autodeterminación y participación.
  • El Programa de Intervención Psicomotriz cuyo objetivo general es el desarrollo global de la persona para construir y asimilar su esquema corporal, adquiriendo una imagen corporal positiva de sí misma y previniendo posibles deteriores relacionados con la edad. Este programa se trabaja de manera global con todos los usuarios del grupo e individualmente con aquellas personas con necesidades más concretas.
  • El Programa de Relación con el Entorno Comunitario donde se pretende que la persona sea capaz de moverse y relacionarse dentro del entorno comunitario más cercano al centro.
  • El Programa de Apoyo Cognitivo y Habilidades Sociales con el objetivo de desarrollar los aspectos cognitivos y comunicativos, para así fomentar la adquisición de aprendizajes funcionales, desarrollar una mayor autonomía y mejorar las relaciones interpersonales en su vida.
  • El Programa en sala, donde se incluye el Taller de Música que apasiona a los usuarios. Si os dais un paseo por la primera planta los viernes por la mañana os encontraréis un taller amenizado con música de Mocedades, Camilo Sesto o Jose Luis Perales (la edad es la edad).
  • El Programa de Actividad Acuática Adaptada, que este año está ampliando sus días para poder prestar más apoyos. Incluso se está intentando organizar un trasporte adaptado para las personas con mayores necesidades.

Aunque este grupo lleva ya funcionando algo más de dos años, estamos empezando. El envejecimiento es un proceso diferente en cada persona, del que vamos conociendo algo nuevo cada día. Por lo tanto, aún nos queda mucho por hacer y mucho por aprender, de ahí el incluir dentro de los planes de formación de la fundación temas relacionados con el envejecimiento en las personas con discapacidad intelectual.

Para finalizar debemos recordar varias cosas importantes:

  • Debemos dar voz a la persona con discapacidad
  • Trabajar por conseguir calidad pero con calidez
  • Carmen, Emilio, Josefina, Gloria… cada uno de ellos es diferente, no podemos olvidarlo.

… Por Mónica Pérez.