Jesús Flores Director General Fundación Carlos Martín – Funcarma s.l. – UTE Madrid Recicla Anterior Raquel Manjavacas Blanco... Próximo Virginia Carcedo...

Jesús Flores Director General Fundación Carlos Martín – Funcarma s.l. – UTE Madrid Recicla

Jesús Flores

Director General Fundación Carlos Martín – Funcarma s.l. – UTE Madrid Recicla.

“La Administración ya no va a ser el único cliente que debamos manejar, hay que abrir nuevas líneas de acción.”

“Tan solo un 3% de los usuarios de Centros Ocupacionales, transitan al empleo según el estudio que para la ocasión, realizó brillantemente CIDEC, a mi juicio esto es escandaloso.”

¿Cuál crees que es el futuro del sector en relación a la Administración?

El camino trazado en los últimos años, habla por sí mismo. Motivos aparte, lo cierto es que se ha reducido ampliamente la financiación proveniente de los contratos de servicios, y mucho más las subvenciones; muchas de estas, de hecho, han desaparecido, como las de políticas activas de empleo que para esta Fundación eran especialmente útiles, pues apoyaban la actividad de intermediación laboral de una manera notable. Sin duda, estamos en un nuevo escenario que va a obligar a trabajar en otras líneas de financiación de las organizaciones o, quizás y esto es aún más importante, vayan a obligar (ya está pasando), a modificar sustancialmente los modelos organizativos que, anclados en el pasado, deben reaccionar si no quieren quedar a la deriva y, con ello, desaparecer. La Administración ya no va a ser el único cliente que debamos manejar, hay que abrir nuevas líneas de acción, de negocio, que hagan fuertes a las organizaciones en los objetivos sociales que se plantean, y además, hay que “desatomizar” el sector, generando una realidad con menos organizaciones pero mucho más fuertes y competitivas.

Resumen o balance del año de la FCM y FSL

A pesar de las dificultades conocidas por todos, este año que acaba ha sido suficientemente bueno. Nunca estamos del todo satisfechos, queríamos más, teníamos objetivos cuyo cumplimiento se ha quedado en el camino, pero sí hemos recuperado la estabilidad después de dos años convulsos y complejos. Nos queda mucho por hacer, pero ya hemos introducido cambios profundos en los servicios sociales, que ya se mueven en nuevos escenarios en infraestructuras, en servicios técnicos, en modelos de intervención,…, o en el empleo, donde hemos desarrollado nuevos proyectos, hemos abierto nuevos caminos en la actividad del centro especial de empleo que, por cierto, ha terminado el ejercicio de una manera muy satisfactoria. Pero nos queda mucho por hacer, no llegamos a lo que pretendemos y no todo el mundo está satisfecho con todo lo que hacemos; de hecho, estamos en un proceso de reflexión a nivel del propio Patronato, para generar cambios profundos en la estrategia, en la prestación de servicios, en la adaptación a los nuevos modelos en el establecimiento de apoyos a las personas con discapacidad intelectual.

Este año se ha desarrollado en la FCM el proyecto Uno a Uno en colaboración con la Fundación ONCE y FSC Inserta, ¿cuáles son tus conclusiones?

Quizás este ha sido el Proyecto central de este año que acaba, un Proyecto piloto muy centrado en el tránsito de Centros Ocupacionales a Centros Especiales de Empleo; recordar que tan solo un 3% de los usuarios de Centros Ocupacionales, transitan al empleo según el estudio que para la ocasión, realizó brillantemente CIDEC, a mi juicio esto es escandaloso.

El proyecto ha sido profundamente positivo. Podría serlo por muchas cosas, pero a mi juicio, lo más importante ha sido el modelo de cooperación, de colaboración, entre distintas Organizaciones, que ha culminado en un resultado técnico y muy práctico que, de seguro, en el futuro, el propio sector va a poder desarrollar ampliamente, mejorando en mucho lo hecho. Sin duda, el apoyo y el convencimiento de los profesionales de FSC Inserta y Fundación ONCE, ha sido fundamental, nuestro agradecimiento es profundo pues eran absolutamente necesarios. Pero también sin ninguna duda, haber podido contar con Fundación Betesda, con Fundación ADEMO, con la Asociación AFANDICE, con la Asociación ASTOR o con la Fundación Götze, todas ellas participantes del proyecto con personal y usuarios de los Centros Ocupacionales, ha sido definitivo en el éxito de lo hecho. Gracias a todos, sinceras y profundas.

Nosotros tenemos la convicción de que esto hace camino, que contribuye a hacer real un derecho que en muchas ocasiones, las familias, las propias Organizaciones y sus directivos, algunos profesionales también, vulneran de manera flagrante. Si no generamos espacios, recursos humanos y económicos, procesos y estrategias, para que nuestra gente encuentre un empleo, simple y llanamente, estamos vulnerando un derecho fundamental, y a mi juicio, esto es muy grave. Hacer hay que hacer, poco o mucho, con errores y aciertos, pero lo que en ningún caso es legítimo, es quedarse de brazos cruzados sin hacer nada o casi nada por empleo de las personas con discapacidad intelectual.

En relación al camino que tomará la FCM en 2016 ¿Qué les dirías a las familias, usuarios y profesionales de la organización?

La Fundación va a seguir apostando por las personas, centrándose cada vez más en atender las necesidades expresadas y los flujos que estas tienen en base a circunstancias personales. Sólo puedo pedir para todo ello apoyo, diálogo y trabajo. Por parte de todos, cada uno en el espacio que le corresponde, generando sinergias entre todos que reviertan sobre las personas con discapacidad intelectual. No son palabras huecas, propongo el análisis, el debate, la controversia y también el acuerdo, el proceso de armonía necesario entre todos. Propongo que se exija pero que se aporte, que se critique lo negativo pero que también se valore lo positivo, que se busque un bien compartido más que un beneficio personal, que se mire con ilusión, con justicia, al presente y al futuro, más que amarrase a los errores del pasado. Lo que propongo, en definitiva, es un cambio de actitud, personal y colectivo, absolutamente imprescindible para hacer real el cambio que necesitamos en orden a conseguir aquello para lo que decimos trabajar. Ahora hago de viejo (que igual ya lo soy), pero después de 40 años en el sector y tras muchas cosas vividas, creo que es posible estar mejor, vivir de otra manera, conseguir sueños y utopías o, al menos, parte de ellos. Esto fue siempre posible, sin duda estoy seguro que lo conseguiremos.

… Por Laura López, Laura Recuero y Adrián Pagador