Diez años trabajando en la Fundación Carlos Martín Anterior Procesos de envejecimiento... Próximo La Intervención Corporal...

Diez años trabajando en la Fundación Carlos Martín

Marilia viene con dudas a hacer esta entrevista para el reportaje de empleo, no tiene muy claro de qué va esto del Boletín, y le enseño el del mes anterior, en el que aparece su compañero Alfonso, cuidador del Centro de Día. Poco a poco se va sintiendo más segura, y ve que domina el tema; vamos a hablar de trabajo, y ella en eso tiene la suerte de haber acumulado experiencia, nada menos que once años, diez de ellos en esta casa. Es un ejemplo más de lo que puede llegar a conseguir una persona con discapacidad intelectual, no sólo en cuanto al empleo, sino en muchas otras facetas de la vida, tal como ella cuenta.

¿Cuál fue tu primer trabajo?

En el restaurante vasco Urkiola Mendi, después de haber realizado un curso de Garantía Social de Ayudante de Cocina a través de la FEHBI (Federación Española de Asociaciones de Hidrocefalia y Espina Bífida). Estuve año y medio y me fue bien porque aprendí muchas cosas, pero no tuve buena relación con mi jefe.

¿Cómo llegaste hasta la FCM?

Fue por Esther Robledo, una compañera que vivía en Leganés y que trabajaba en MRM, en Manipulados. Me acuerdo del día exacto que empecé, el 7 de Enero de 2003, hace más de 10 años.

Cuéntanos un poco tu experiencia desde entonces…

Pues he pasado por diferentes puestos y en diferentes centros de la Fundación; he hecho de operaria de limpieza, operaria en manipulados y ayudante de cocina, que a mí es lo que más me gusta.

Marilia se acuerda de todo con detalle; de las fechas, de las funciones que desempeñaba en cada sitio, de sus compañeros. Hablando con ella, uno se da cuenta enseguida de lo que ha significado en su vida tener la oportunidad de trabajar, del valor que ella le da.

¿Tus padres te apoyaron cuando surgió la oportunidad de acceder a un empleo?

Siempre, yo soy hija adoptada, y tengo que decir que estoy agradecida a mis padres en todo, tuve una infancia muy dura y tengo clarísimo si ellos no hubieran aparecido, hoy no sería la persona que soy, a veces pienso que igual estaba sin nada que hacer, o en una silla de ruedas, no sé…

¿En qué te ha cambiado la vida en el trabajo?

En todo, tengo dinero, me puedo comprar ropa, pago mi piso, el carnet de conducir, mi coche, etc… sobre todo me ha dado satisfacción y más libertad.

¿Tienes carnet de conducir, y sueles conducir?

Sí, me costó bastante eh!…saqué el teórico a la 2ª y el práctico a la 5ª, pero el que la sigue, la consigue, conozco gente sin discapacidad que ha tardado más…me compré un Ford Fiesta blanco, y suelo conducir los fines de semana.

¿También pudiste comprar un piso?

Sí, también con la ayuda económica de mis padres, pero no vivo sola, ahora mismo no me lo planteo, no me gusta la soledad ni me veo preparada para administrar una casa; los recibos, la hipoteca, las compras.

Además del trabajo, sacas tiempo para preparar las Oposiciones al Ministerio de Hacienda, para el puesto de Ordenanza.

Sí, estudio por las tardes un par de horas, y también cuando voy y vengo en el tren desde Leganés al trabajo. Sé que es muy difícil sacar la plaza, porque se presenta muchísima gente, pero voy a intentarlo. Le hago alguna pregunta del temario y me doy cuenta de que, efectivamente, le está dedicando tiempo. Se las sabe casi todas al dedillo.

¿Y qué le dirías a tus compañeros del Centro Ocupacional, que están esperando una oportunidad para empezar a trabajar?

Que no lo duden, que merece la pena el esfuerzo, luego sienta muy bien saber qué has sido capaz de tener un trabajo, un salario…les diría que nunca tiren la toalla, que la única manera de tener algo es empeñarse en conseguirlo.

Su discurso de empeñarse, de no tirar la toalla, no sólo son palabras. Ha sido capaz de demostrarlo con hechos; trabaja, estudia, paga una casa, tiene carnet de conducir, coche propio. Es un triunfo personal, y ella recuerda que no siempre tuvo oportunidades, así que para esta Fundación, para las personas que han creído en ella, y que han contribuido a esta evolución, es un orgullo celebrar con Marilia sus diez años como profesional de esta entidad.

¡Enhorabuena!

… Por Marilia y César Jiménez.