Aprendiendo a mirar a través de sus ojos Anterior Las Familias y el Empleo Próximo Cambio de papeles. De...

Aprendiendo a mirar a través de sus ojos

Desde el principio de los tiempos y a lo largo de todas las épocas, el arte en sus diferentes vertientes surge como una forma de expresión de uno mismo; cuando de otra manera se hace complicado o prácticamente imposible.

“Expresión: es la procesión del hombre que se manifiesta fuera de sí mismo para dar un sentido a la realidad”. (G. Gusdorf 1966).

Es una posibilidad de mayor integración en la capacidad de expresión de cada uno.

Expresarse es inherente a existir. Cada ser humano lo hace con sus propias características y con ellas se desenvuelve hasta su finalización en ideas y acciones.

En su día a día la persona con discapacidad intelectual difícilmente haya la posibilidad de encontrar un espacio creativo donde pueda expresar libremente sus ideas y emociones, por esa razón nace el proyecto de crear un taller especifico que pueda dar cabida a todas ellas. Para aquellas personas que tienen dificultades para transmitir ideas, expresar sentimientos o entablar relaciones, las actividades de tipo artístico pueden ofrecer un medio de expresión ideal para ellos.

“La creatividad se concibe como una forma particular del ser para idear y producir nuevas realidades; ensayar innovaciones en procesos de adquisición de conocimientos, sonidos, movimientos, de forma relativamente autónoma y original”. (R. Dinello 1990)

“La creación es posible a partir de la combinación de experiencias pasadas con nuevas oportunidades; o la combinación de las necesidades con la propia imaginación” (J. Hendrick 1991).

El Taller de Expresión Creativa nace como un medio que utiliza el arte como actividad terapéutica. En mayor o menor medida todas las personas son capaces de desarrollar la creatividad artística si disponen de un entorno adecuado. En este espacio nos proponemos dárselo. Tratamos de sacar la inspiración creativa natural de cada persona y usarla para estimular tanto las capacidades, como los valores sociales, el pensamiento creativo y la integración social de cada participante.

Con el trabajo de actividades artísticas, buscamos que la persona con discapacidad intelectual haga algo más que la producción final de un dibujo, figura, fotografía, etc. Sino que les sirva de noción sensibilizadora que le proporcione referencia y guía desde la perspectiva del individuo, para así reunir diversos elementos de su propia experiencia para formar su propio significado.

Tradicionalmente se ha enseñado a reproducir el producto, a recorrer una vía hacia el objeto terminado, acercándose frecuentemente a la mejor la copia. Esta nueva propuesta de actividad; busca un cambio de enfoque en los programas centrados en la eficiencia de los resultados, ya que debido al alto contenido subjetivo del taller, todo dependerá de la percepción de cada participante y su punto de vista. La actividad se centra principalmente en el proceso creativo, más que en los resultados esto es; crear sin controlar, dejando espacio a la intuición y el fluir natural de las emociones, dando margen para descubrir y experimentar.

Aprender a ver reconociéndose en la obra, un momento ideal para compartir con otros y discurrir de acuerdo con él mismo; dentro del maravilloso mundo que ofrece el dibujo, la pintura, la escultura, el collage, la artesanía o la fotografía.

Para muchos puede ser una forma liberadora para expresar lo que de otra manera es complicado, sentir, buscar una implicación positiva dentro de cada actividad, buscar una nueva perspectiva del ciclo vital de cada participante, desarrollar la autoimagen. Todo ello a través de estrategias motivacionales positivas basadas en el arte (pintura, escultura, artesanía, fotografía).

Diferentes formas de expresar las mismas emociones por distintos motivos.

El artista cuando dibuja cosas, las dibuja tal como las ve emocionalmente de acuerdo con su propia y peculiar manera de percibir la realidad de su entorno y lo mismo ocurre a la hora de transmitirlo a través de otros métodos artísticos. En esta actividad trataremos de que todos los participantes se conviertan en artistas impulsando sus capacidades personales a través de las diferentes disciplinas. A la vez que continuamos trabajando las necesidades individuales de cada participante.

La disposición o la mezcla de los colores utilizados en un cuadro, la presión ejercida sobre un material para realizar una escultura, el ángulo con el que se realiza una foto nos aportan información. Todo aquello que en ese instante la persona es capaz de sentir cuando realiza la actividad, volcando en ella todas sus emociones. Es en realidad su forma de ver y concebir el mundo, a veces no tan diferente del nuestro.

“Me gusta el ambiente de la sala, nos ayuda a cómo hacer los trabajos, practicamos actividades que hace mucho tiempo que no hacía. Al principio parece difícil pero luego me ayuda a centrarme y a sentirme tranquilo”.
Carlos Molina.

En la siguiente secuencia de dibujos que diseñamos para trabajar el esquema corporal podemos observar como a partir de un modelo aparecen las diferentes versiones según el participante, cada una provista de algo que la hace único y especial.

“Cada uno a su manera al final lo consigue” “Es difícil, cuesta, ¡¡mucho borrar y protestar!! Pero al final quedas satisfecho de terminar la obra como tú
Marisa Lacón.

“Me gusta porque es una actividad diferente a lo que se hace diariamente, cada dibujo nos enseña que puede significar cosas diferentes, según el color que se utilice”.
Marisa Lacón.

“Cada cuadro es un proyecto” Trabajar con diferentes estilos nos ayuda a jugar con los blancos y los negros.
Carlos Molina.

Desde que recuerdo me han atraído las actividades artísticas sobre todo el dibujo, algo que me permitía viajar a lugares donde nunca había estado, me ayudaba a expresar mi estado de ánimo y mis deseos, hacer cosas que no me atrevía a realizar en mi vida diaria. Siempre he intentado llevar esa pasión por lo artístico a las personas con las que trabajo. Espero con este taller poder trasladar ese sentimiento y llegar a mirar a través de sus ojos.

… Por Carlos del Campo Brea.